10.5.06

Tatsuya Yoshida



Hace poco, hablando con mi amigo Fanmaki, amante de lo japonés y a colación del mensaje que puse sobre Änglagård, surgió la idea de dedicarle un apartado en Stratosferia a este músico japonés.

Todo fue a raiz del comentario que me hizo Fan sobre los pocos discos que tenían Änglagård en su ya dilatada existencia en contraste con lo que hacen muchos grupos japoneses para mantenerse en la cresta de la ola de la vorágine consumista nipona, publicando, en muchos casos, más de uno al año.

T.Y. no creo que lo haga por esto porque la música que hace y los músicos con los que colabora no están precisamente orientados al consumo masivo . Suelen ser muy arriesgados, difíciles de oir para la gran mayoría y sé de buena tinta que, para algunos o muchos, insoportables. Pero es cierto que entre colaboraciones y producción propia la cifra de publicaciones es llamativamente elevada

Yo lo conocí a partir de su colaboración en Samla Mammas Manna desde que se fue Hasse Bruniusson (desde entonces, T.Y. es el batería-percusionista)

Como los amantes de estas músicas nos tenemos que, muchas veces, enterar de nuevos grupos, etc, "tirando del ovillo", empecé a buscar información sobre él y así fue como descubrí a Ruins, Korekyojin, Acid Mothers Temple y muchos otros que para mi gusto son muy interesantes.
Él es un músico excepcional y muchos de los que colaboran con él también.
Tal vez, el pero que les pongo y que suelo achacar a los grupos japoneses que me gustan, es que de buenos técnicamente que son, resultan un tanto fríos. ¿O será que me resultan tan rompedores con la tradición, en el más amplio sentido de la palabra, que echo en falta el sabor folk, blues, clásico, ...?

Esta es su dirección para todos los que quieran probar
http://www5e.biglobe.ne.jp/~ruins/eng/magaibutsu_eng.html

2 comentarios:

Fanmakimaki dijo...

Son buenos copiando, pero a veces les falta meter algo de magia. Bueno, aun así me gustan, saben explorar todas las posibilidades.

demetrio dijo...

Y no son los únicos que copian.
A veces, a falta de pan...